July 23, 2018
  • Blog

Aprender del Cambio

El día de hoy escuche al director de unos laboratorios en México quien hablo durante una hora  sobre la evolución de las enfermedades y males que azotan a la humanidad a manera diaria y cotidiana. El director expreso su preocupación a la comunidad internacional sobre la resistencia que las bacterias y virus están desarrollando para con las medicinas y sobretodo para con los antibióticos que tienen que evolucionar de manera seria para hacer frente a los desafíos magnánimos del siglo 21. Asimismo, el doctor y director de esos laboratorios hablo abiertamente el mundo sobre la inefectividad de muchos laboratorios.

El mundo ha visto muchos casos, en muchas industrias, donde no se entiende la evolución de cierto asunto y consecuentemente no se sigue, lo que siempre resulta en  grandes catástrofes a gran escala, catástrofes que en casos extremos y propios de ciertas industrias, han causado la muerte de millones de personas. Una de estas industrias, cuyos dirigentes tienden a no seguir el cambio,  es la industria militar, una industria que año con año cambia y evoluciona de manera fuerte y pocos son aquellos que avanzan con esos cambios de manera apropiada.

El primer cambio fuerte que se sufrió en el campo de batalla fue uno que se llevo acabo en la época medieval. Este cambio, o ajuste, se dio en la Guerra de los Cien Años, una devastadora guerra que se libro entre Francia e Inglaterra. Este ajuste tecnológico del cual hablamos fue hecho por los ingleses al cambiar el arco – con sus respectivas flechas- normal por el arco largo, conocido como “ Longbow”. Si los franceses hubieran entendido su lección en la batalla de Crecy en1346, jamás se hubiera librado una guerra que duro cien años( ergo su nombre).

Otro gran cambio se llevo´  acabo durante la guerra franco-Austriaca y Franco-Prusiana donde las tropas del Kaeiser hicieron una gran innovación en el campo de batalla ajustando los viejos mosquetes y transformándoles en el terrible rifle de clase Mauser. Este rifle, trajo al soldado de línea la posibilidad de incrementar su ritmo de fuego al quíntuple por minuto y consecuentemente aumentar equitativamente el número de bajas. El no haber comprendido la amenaza de este rifle, hizo que franceses y austriacos perdieran más de cien mil hombres en el curso de estas guerras cortas  ya que enfrentaron al enemigo del mismo modo frontal como se era efectivo contra los mosquetes.

Sin embargo, el cambio más fuerte en el campo de batalla se dio en 1914 con la introducción de la ametralladora. Sin haber aprendido las lecciones del Mauser, los ejércitos en ese año marchaban en línea directa a las posiciones enemigas perdiendo miles de miles de soldados por hora, como sucedió después en la batalla del Marne cuando el ejercito británico tuvo 30 mil bajas entre las 11 de la mañana y las 2 de la tarde.

Es imperativo aprender del cambio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *