December 14, 2017
  • Blog

Cómo limpiar pisos laminados

  • November 24, 2017

Los pisos de madera son mi sueño, pero algunas de las opciones de pisos laminados son sorprendentes, y más sorprendente llegan a ser su precio.

Si tomas la decisión de colocar pisos laminados e invertir en la mano de obra o incluso si estás alquilando y te encuentras con que la casa cuenta con pisos laminados donde, por supuesto, no fue un piso de tu elección, querrás que esos pisos sean tan brillantes y limpios como sea posible.

Pues bien, sea que tu los hayas elegido o no, veamos a continuación algunos de nuestros mejores consejos para limpiar pisos laminados.

Utilizar shampoo de bebé: Ya que es lo suficientemente seguro para el bebé, será lo suficientemente seguro para tus pisos ¿suena lógico, no?. Simplemente agrega una cucharada del shampoo en un balde de agua, escurre el trapeador, trapee los pisos y seca.

Notarás que la suciedad se va rapidísimo sin tanto tallar dejando una capa protectora y sin tener que enjuagar demasiado.

Alcohol: no solo para curar sirve este producto, también es útil para la eliminación de manchas. Que tal si te digo que con el uso del humilde alcohol eliminas la tinta, el crayón, el esmalte de uñas y el betún para zapatos.

¡Vivía con miedo de arruinar los pisos con mi esmalte de uñas! Así que ya con este remedio, me relaje por completo.

Vinagre … ¿Tal vez?: Se recomienda usar partes iguales de vinagre y agua caliente para los pisos laminados para dejarlos más limpios y brillantes, aunque con un toque de vinagre es suficiente.

El utilizar el vinagre en abundancia, puede eliminar el sello protector en tus pisos.

Por ello su uso solo se recomienda para la limpieza pesada, en una proporción de 1 taza de vinagre por 5 litros de agua.

Amoníaco: Su uso dependerá de si el distribuidor del piso lo tiene permitido ya que no todas las empresas elaboran de la misma forma el producto de laminación.

Si es el caso, al usar agua y amoníaco ayuda a limpiar manchas de vino, chocolate y jugo.

No mojes la fregona o el trapeador. Todo el mundo está de acuerdo con esto: Evita el trapeado húmedo que puede provocar que el agua se filtre detrás de los zócalos.

En cambio, escurra bien la fregona o rocía ligeramente el limpiador en el piso y limpia inmediatamente.

¿Sin agua en absoluto? De hecho vale la pena preguntarle directamente a tu distribuidor cuál sería la mejor forma de limpieza ordinaria.

Esto lo menciono porque hace tiempo fui a ver algunas opciones de pisos laminados y en cuanto al tema de limpieza, alguna de las sugerencias fueron muy impresionantes.

¿Sus consejos de limpieza? “Nunca laves o humedezcan los pisos con el trapeador lleno de agua. El agua puede dañar permanentemente el piso.

En su lugar, usar un limpiador específicamente diseñado para pisos de madera preacabados y / o pisos laminados, para limpiar su piso”.

Bajo esta recomendación me quedé pensando si esto es así realmente o deseaban venderme, además del piso, sus productos de limpieza.

En fin, lo que si coincido es que definitivamente no hay que mojarlos, si se mantiene una limpieza constante, con solo un poco de agua y posiblemente un producto adecuado para su cuidado será más que suficiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *