December 14, 2017
  • Blog

Consideraciones sobre la nueva tendencia educativa

  • November 22, 2017

Las tecnologías y pedagogías se encuentran en constante evolución y están cambiando la forma en que los maestros enseñan, los estudiantes aprenden y el entorno de enseñanza en sí mismo se ve impregnado por dichos cambios.

Hace poco que fui a una charla para padres en el colegio de mis hijos se me grabó una frase que dijo el ponente: “… habrá que estar reestructurando los métodos, metodologías y mentalidad de los involucrados en la educación de los niños ya que contamos con la educación del Siglo XIX con maestros y padres del Siglo XX en niños del Siglo XXI”.

Y si, efectivamente, nuestros hijos son de la era postmoderna y ellos ya están viviendo un ambiente muy diferente a lo que nosotros conocimos, por lo que la adaptación de todo su ambiente es cosa de todos los involucrados en su desarrollo.

Por esto mismo, muchos educadores y diseñadores se preguntan: ¿Cómo será el aula del futuro? ¿Cómo cambiará el trabajo docente?

Probablemente todos estamos de acuerdo en que la tecnología llegó para quedarse.

Hace solo unos años, pocos pudieron haber predicho el grado en que la tecnología permearía nuestro ecosistema educativo.

Hoy en día, el uso de dispositivos como la tableta es relativamente omnipresente y los términos “maker space” y “coding dojo” son aceptados en nuestro entorno.

También sabemos que el diseño y el mobiliario del aula deben ser cada vez más flexibles.

Deben adaptarse a la evolución del plan de estudios, así como a múltiples herramientas de aprendizaje y estilos de aprendizaje.

Sin un diseño de apoyo (de las aulas y sus contenidos), es fácil que la tecnología interfiera en lugar de mejorar el aprendizaje.

Bien pueden seguir funcionando para ciertas tareas los pupitres o sillas individuales, pero definitivamente las tendencias van cambiando y habrá que adaptarse.

Por ejemplo ¿la tecnología reemplazará a los docentes?

No estamos cerca del punto donde la inteligencia artificial (IA) y los robots reemplacen a los maestros humanos.

Aunque, el aprendizaje combinado está en aumento y existen ya muchos modelos y plataformas de nuevos entornos educativos, el docente sigue siendo el guía.

Algunas escuelas están muy por delante de la curva en lo que respecta a la dinámica de aprendizaje y el diseño del aula.

Sin embargo vemos que uno de los grandes protagonistas están siendo los algoritmos, con sus complejos cálculos computarizados que guían nuestras búsquedas de Google o seleccionan lo que vemos en las páginas de Facebook.

Es por ello que los algoritmos jugarán un papel más importante en el proceso de aprendizaje: elegir qué estudiantes se sientan juntos, medir qué saben los estudiantes y qué tan bien lo saben.

Vemos por ahora si se utiliza una de las nuevas plataforma de aprendizaje que, una vez subida la información de los niños, el programa puede sugerir en qué problemas deben trabajar los estudiantes y les proporcionan a los maestros la próxima lección para enseñar.

Esto lleva a nuevos retos en donde se deba combinar la enseñanza humana con la tecnología e involucrar activamente a los padres durante este importante proceso de transición para nosotros, los adultos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *