August 15, 2018
  • Blog

Santo o Asesino

El fin de semana pasada nos fuimos a una despedida de solteros de un amigo nuestro que se casa, a uno de los nuevos hoteles en Acapulco nuevos, a uno que se estreno hace tan solo seis meses. El hotel se llama el “Guevara” en honor naturalmente al guerrillero argentino Ernesto Guevara de la Serna mejor conocido por el imaginario colectivo como el “Che Guevara” convirtiéndose a lo largo del tiempo en un icono de rebelión y revolución de los pueblos oprimidos que da aliento sobretodo a la juventud estudiantil de las clases bajas alrededor del mundo.

El Che no siempre fue un revolucionario mundial abogado del marxismo y luchador incansable contra lo que el llamaba “ el imperialismo norteamericano y sus mercenarios mundiales” ya que el como todos los personajes de relevancia histórica que han dejado su huella en este mundo tuvieron una formación de transición que les llevo a entrar a esos lugares de estrellato mundial donde por lo general se paga un precio muy alto cuando la historia se concluye, una transición que si bien no es absolutamente clara, siempre hay mensajes del destino escritos en cada piedra del camino.

Ernesto Guevara de la Serna nació en la Argentina en el seno de una familia de clase media –baja pero con un nivel intelectual elevado, una combinación de factores que tuvieron una tremenda influencia en el despertar de lo que seria el camino que Ernestito tomaría para convertirse en el Che. Como niño, Ernesto era un muchacho frágil y vulnerable físicamente debido a una condición asmática que le acompañaría durante toda su vida. Sin embargo, esta debilidad era completada por una fuerza de voluntad y convicción enorme que también le acompañarían durante el resto de sus días.

En su juventud, probablemente debido a su condición asmática, Ernesto estudio la carrera de medicina donde tomo un tiempo en graduarse ya que esta fue interrumpida por el viaje que marco su vida. Se trata de un viaje en motocicleta por toda la América Latina donde se dio cuenta de el nivel de explotación y de miseria que existía en esos tiempos y que sigue existiendo hoy. Durante este viaje que hizo con un amigo de él, Ernesto usaba sus dotes de medico para sanar a los pobres y necesitados que el podía además de hacer trabajos minúsculos para su supervivencia.

Tras regresar a la Argentina y al graduarse, Ernesto parte en otra expedición que le llevaría a la  Ciudad de México donde conocería a Fidel Castro con quien planearía y ejecutaría la revolución cubana y donde se convertiría en un ídolo del mundo marxista. Tras vencer en la revolución cubana, el Che sirvió algunos años como ministro de economía de Cuba. Sin embargo el cargo le quedo chico y emprendió en una crazada para hacer una revolución socialista mundial comenzando en el Congo donde fracaso enormemente y regreso a América Latina donde organizaría una guerrilla en Bolivia que le costaría la vida.

El legado del Che es muy controversial ya que para muchos es un santo revolucionario y para otros es un asesino despiadado.

En fin en honor al Che es que si hizo este hotel donde pasamos un magnánimo fin de semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *